Cómo lograr tus objetivos y dejar de sentirte abrumado

Durante esta época del año, muchas personas tienen sus propósitos y objetivos en mente. Decidir establecer objetivos y resoluciones es una cosa, p...

Durante esta época del año, muchas personas tienen sus propósitos y objetivos en mente. Decidir establecer objetivos y resoluciones es una cosa, pero lograrlos es otra.


Cada día parece ser una batalla entre una lista interminable de cosas por hacer y una cantidad finita de tiempo. Esta batalla puede hacernos sentir completamente abrumados, haciendo que caigamos en comportamientos improductivos que nos impiden hacer las cosas. Experimentamos una abrumadora sensación de vergüenza e ira al final del día por no haber completado lo que nos propusimos lograr. Eso puede hacernos sentir completamente desesperanzados cuando se trata de lograr objetivos a largo plazo.


¿Cómo te mantienes motivado? ¿Qué pasos tomas para que tus metas sean alcanzables? ¿Te suena esto? ¡No te rindas! Hay un método para deshacerse de la desagradable sensación de estar abrumado por las metas. Aquí está cómo hacerlo:


Ser realista

Ha llegado el momento de pensar paso a paso. Tanto en términos de la cantidad de objetivos que desea lograr como del período en el que desea lograrlos. Establecer más de tres objetivos puede ser demasiado desalentador, con una fecha límite de un año o menos. Sea aspiracional, pero no demasiado. Elija actividades que lo empujen pero que no sean imposibles. Además, asegúrese de apuntar a una meta que sea importante y significativa para usted. Se necesita mucho esfuerzo para generar cambios, por lo tanto, debe estar comprometido.

Divida las grandes resoluciones en pasos más pequeños y manejables

Cuando se enfrenta a una tarea grande, es útil dividirla en partes más pequeñas y manejables. Como consecuencia, podrá evitar la tensión y la procrastinación. Los postergadores a veces se quejan de que esperar hasta el último minuto los hace sentir abrumados y hacer que la meta parezca difícil. El objetivo es más alcanzable y menos aterrador cuando se establecen prioridades y el proyecto más grande se divide en tareas más pequeñas.

Aquí hay un método para desglosar las tareas.

Da un paso atrás y trata de ver el panorama general . Asegúrese de saber cómo debe ser el resultado final.

Examine los muchos componentes de la resolución. Averigüe lo que necesita lograr paso a paso, ya que no sucederá por sí solo.

Considere cómo se deben terminar los componentes en un orden lógico. ¿Con qué deberías empezar?

Haz un horario para terminar tus pasos. Estarás más concentrado en cada tarea si tienes una fecha límite.

Haz una estrategia para mantenerte encaminado. Intente comprender cuánto tiempo dedicará al proyecto en su calendario y reserve tiempo para ello. Ten presente esta estrategia. Una estrategia sólo es útil si se lleva a cabo.

Logra tus objetivos usando la visualización

La belleza de la visualización es que se puede utilizar en muchos aspectos de tu vida. Esta es la razón por la cual tantas personas altamente productivas utilizan la estrategia para ayudarlos a alcanzar su potencial y alcanzar sus aspiraciones.

Para comenzar a visualizar su objetivo, siga estos pasos:

1 . Decide lo que quieres

¿En qué te gustaría concentrarte? Comience a visualizar una meta a la vez.

2. Visualiza la situación

Comience a visualizar la situación real. No seas impreciso o ambiguo. Cuanto más descriptivo sea y más detalles visualice, más efectiva será la visualización. Considere cómo se siente y por lo que está pasando para alcanzar su meta.

3. Visualiza cada paso que conduzca a un resultado exitoso

¿Qué tendrás que hacer para asegurarte de alcanzar tu objetivo con éxito?

Determine cada acción que debe tomarse para alcanzar su meta. Haga que la visualización de cada paso que debe tomarse sea parte de su práctica de visualización.

4. Visualiza regularmente

La consistencia es importante ya que la visualización regular puede persuadir a su cerebro de que lo que imagina es un hecho. Cuanto más imaginas algo, más poderoso se vuelve y más probable es que logres tus objetivos. ¿Preguntarse por qué? Porque ya lo has hecho. Visualizar regularmente es similar a correr una maratón o perfeccionar un swing de golf. Cuanto más practiques, más cómodo se vuelve tu cuerpo (o mente) con esos "movimientos" particulares. Básicamente, estás entrenando tu forma de pensar para el éxito.


Podrá mejorar su confianza, animarse a sí mismo y reducir la tensión y la ansiedad a medida que asume nuevas tareas a través de métodos de visualización. Cuanto más practiques, más sencillo será, así que empieza de inmediato. La belleza de la visualización es que puede practicarla en cualquier lugar del tren hacia y desde el trabajo, antes de irse a la cama por la noche o mientras toma su café de la mañana.

Encuentre un socio responsable

La rendición de cuentas es crucial cuando se trata de lograr objetivos importantes en la vida. Como resultado, le proponemos designar a un amigo o familiar para que lo ayude a hacerse responsable de cada acción que debe realizar. La idea es que si no logras tu objetivo, realmente sentirás algo.

Si alguna vez te sientes abrumado por la procrastinación o el miedo, envía un mensaje de texto a tu compañero de responsabilidad para hablar sobre tus dificultades con el trabajo que tienes entre manos.

Cada logro debe ser celebrado

Es fundamental que te recompenses por cada actividad que realices en el camino, sin importar cuán grande sea el objetivo que intentas alcanzar. Nuestras mentes son bastante rápidas para seguir adelante, minimizar y olvidar lo que hemos logrado. Es como llenar el tanque de gasolina para poder seguir celebrando las pequeñas victorias con agradecimiento y alegría.

Cada hito se puede celebrar de varias maneras, como llamar por teléfono a un amigo cercano, darse un gusto con algo sabroso o organizar una breve fiesta de baile con su canción favorita actual. Puede parecer ridículo al principio, pero la investigación del cerebro lo respalda.