¿Por qué la hipertensión es un factor de riesgo para la diabetes mellitus?

La hipertensión, o presión arterial alta, es una complicación común entre las personas con diabetes tipo 2. No está claro por qué existe un vínculo...

La hipertensión, o presión arterial alta, es una complicación común entre las personas con diabetes tipo 2. No está claro por qué existe un vínculo tan fuerte entre las dos enfermedades. Se cree que los siguientes factores de riesgo juegan un papel en ambas condiciones:

Obesidad.

Una dieta rica en grasas y sodio.

Inflamación que está en curso.

Inactividad de un individuo.

Debido a que generalmente no tiene síntomas evidentes y muchas personas no saben que la tienen, la presión arterial alta se conoce como el "asesino silencioso". Según una encuesta de 2013 realizada por la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA), menos de la mitad de los pacientes con riesgo de enfermedad cardíaca o diabetes tipo 2 dijeron que hablaron con sus médicos sobre indicadores como la presión arterial.

¿Qué es la hipertensión y cuáles son sus síntomas?

La hipertensión, o presión arterial alta, es una enfermedad cardiovascular común en la que la presión en las arterias se vuelve más alta de lo que sería de otro modo.

La fuerza de la sangre que presiona contra las paredes de las arterias cuando el corazón bombea sangre por todo el cuerpo se conoce como presión arterial. Según la Asociación Estadounidense del Corazón, la presión arterial alta no controlada puede provocar problemas de salud como enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, insuficiencia renal, pérdida de la vista y más (AHA).

La mayoría de las personas que tienen presión arterial alta no tienen indicaciones ni síntomas. Como resultado, la enfermedad se ha denominado un "asesino silencioso".

Según la AHA, si la presión arterial sube a niveles peligrosos, los pacientes con hipertensión pueden tener dolores de cabeza, dificultad para respirar o más hemorragias nasales de lo habitual.

¿Qué se considera presión arterial alta? ¿120/90 mm Hg se considera alto?

Si tiene presión arterial alta, implica que su sangre corre con demasiada fuerza a través de su corazón y vasos sanguíneos. La presión arterial constantemente alta desgasta el músculo cardíaco y hace que se expanda con el tiempo. En 2008, el 67 por ciento de las personas estadounidenses de 20 años o más que informaron diabetes tenían lecturas de presión arterial de 140/90 milímetros de mercurio o más (mm Hg).

Un valor de presión arterial inferior a 120/80 mm Hg se considera normal en la población general y en diabéticos.

¿Qué implica esto exactamente? La presión sistólica (120) es el primer número. A medida que la sangre bombea a través de su corazón, ejerce la presión más fuerte. La presión diastólica (80) es el segundo número.

Diabetes y presión arterial alta.

¿Cuál es el enlace?

Según la Asociación Estadounidense de Diabetes, la combinación de hipertensión y diabetes tipo 2 es muy peligrosa y aumenta las posibilidades de sufrir un ataque cardíaco o un derrame cerebral. Es más probable que ocurran otros trastornos relacionados con la diabetes, como la enfermedad renal y la retinopatía, si tiene diabetes tipo 2 y presión arterial alta. La retinopatía diabética tiene el potencial de causar ceguera.

También hay evidencia de que la hipertensión persistente podría acelerar la aparición de deterioros cognitivos relacionados con el envejecimiento, como la enfermedad de Alzheimer y la demencia. Según la Asociación Estadounidense del Corazón, las arterias sanguíneas del cerebro son especialmente vulnerables al daño causado por la hipertensión. Como resultado, estos son factores de riesgo significativos para el accidente cerebrovascular y la demencia.

La diabetes no controlada no es la única condición que aumenta el riesgo de hipertensión. Recuerda que si tienes más de uno de los siguientes factores de riesgo, tus posibilidades de sufrir un infarto o un derrame cerebral crecen exponencialmente:

Enfermedad cardíaca en la familia.

Estilo de vida sedentario.

Colesterol alto.

Edad obesidad.

Hábito de fumar actual.

Demasiado alcohol.

Una dieta rica en grasas y sodio.

La enfermedad renal, la diabetes y la apnea del sueño son ejemplos de afecciones crónicas que pueden provocar enfermedades cardiovasculares como la presión arterial alta crónica.

Si tiene diabetes, su médico debe controlar su presión arterial al menos cuatro veces al año. La Asociación Estadounidense de Diabetes sugiere que las personas con diabetes y presión arterial alta se controlen a sí mismas en casa, registren sus resultados y se los comuniquen a sus médico _

¿Cómo puede reducir sus posibilidades de desarrollar presión arterial alta?

Puede controlar su presión arterial en un rango saludable si lleva un estilo de vida saludable. Mantener la presión arterial bajo control podría ayudarlo a evitar el riesgo de desarrollar complicaciones cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares. Haga que los siguientes comportamientos de vida saludable formen parte de su rutina diaria:

Consumir una dieta equilibrada

Para ayudarle a evitar la hipertensión y sus problemas, elija comidas y meriendas alternativas saludables. Si tiene una enfermedad cardiovascular, comer una dieta rica en granos integrales, frutas, verduras y productos lácteos bajos en grasa mientras evita las grasas saturadas y el colesterol puede reducir su presión arterial. Enfoques dietéticos para detener la hipertensión ( DASH ) es el nombre de dieta.

Mantener un peso corporal saludable

La obesidad o el sobrepeso aumentan las posibilidades de hipertensión. Los médicos examinan su índice de masa corporal para ver si se encuentra en un rango de peso saludable ( IMC ). Los médicos utilizan ocasionalmente las medidas de la cintura y la cadera para determinar la grasa corporal.

Participar activamente en deportes.

La actividad física puede ayudar en el mantenimiento de un peso saludable y la reducción de la hipertensión. Cada semana, los adultos deben obtener al menos 2 horas y 30 minutos de actividad de intensidad moderada, como caminar a paso ligero o andar en bicicleta. Esto viene a alrededor de 30 minutos cada día, cinco días a la semana.

Fumar no está permitido

Fumar aumenta la hipertensión y aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. No empieces a fumar si no lo haces ya. Dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y otros factores de riesgo cardiovascular. Es posible que su médico pueda ofrecerle métodos para ayudarlo a dejar de fumar.

RELACIONADO:  Tabaquismo y diabetes: los principales riesgos y más

Limite su consumo de alcohol

Beber demasiado alcohol puede causar hipertensión. Los adultos en edad legal para beber pueden optar por no beber o beber con moderación restringiendo la ingesta a dos bebidas o menos por día para los hombres y una bebida o menos por día para las mujeres en ocasiones especiales.

El consumo excesivo de alcohol puede conducir a un mayor riesgo de enfermedades crónicas y otras complicaciones importantes, como presión arterial alta, enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, enfermedades hepáticas y problemas digestivos con el tiempo. Es muy peligroso que las personas con diabetes tipo 2 consuman alcohol en exceso.

Dormir lo suficiente

Dormir lo suficiente es fundamental para su salud general, el control de la diabetes y la salud de su corazón y vasos sanguíneos. La diabetes tipo 2 será más difícil de controlar si duerme menos de 7 horas todas las noches de manera regular.

La resistencia a la insulina puede complicarse por la falta de sueño. Aumenta el riesgo de que tengas hambre al día siguiente y te hace sentir menos lleno después de comer. Las enfermedades cardíacas, la presión arterial alta y los accidentes cerebrovasculares están relacionados con no dormir lo suficiente de manera regular.

RELACIONADO: ¿Cuáles son los síntomas de la diabetes tipo 2?

¿Qué puede hacer si le diagnostican hipertensión?

Su médico general realizará un examen físico y le preguntará acerca de su historial médico. Un médico, enfermera u otro asistente médico colocará un brazalete inflado sobre su brazo y medirá su presión arterial con un manómetro.

Es importante controlar su presión arterial en ambos brazos para ver si hay alguna diferencia. La hipertensión puede controlarse y manejarse modificando su estilo de vida. Sin embargo, los ajustes en el estilo de vida no siempre son suficientes. Si la dieta y el ejercicio no funcionan, su médico puede recetarle medicamentos.

El tipo de medicamento para la hipertensión que recomienda su médico está determinado por su análisis y su estado de salud general. Encontrar la receta o combinación de medicamentos más efectiva puede ser un proceso de prueba y error.

Consejos sobre cómo cuidarse después de ser diagnosticado con hipertensión o diabetes

Puede reducir la hipertensión y la diabetes mellitus haciendo una variedad de modificaciones en el estilo de vida. Casi todos ellos son nutricionales, sin embargo, también se recomienda el ejercicio regular. La mayoría de los médicos recomiendan de 30 a 40 minutos de caminata rápida todos los días, pero cualquier actividad aeróbica puede ayudar a su corazón.

Si bien algunas personas con diabetes tipo 2 y presión arterial alta pueden mejorar su condición al hacer cambios en el estilo de vida, la mayoría necesitará medicamentos. Algunas personas pueden necesitar más de un medicamento para controlar su hipertensión, dependiendo de su estado general de salud. La mayoría de los tratamientos con medicamentos para la hipertensión encajan en una de las siguientes categorías:

  • Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ACE) y los bloqueadores de los receptores de angiotensina II son dos tipos de inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ARB)
  • Bloqueadores beta
  • Bloqueadores de los canales de calcio
  • diuréticos

Lleve un registro de cómo se siente porque algunos medicamentos tienen efectos adversos. Antes de tomar cualquier suplemento nutricional, herbal u homeopático recetado, comenzar cualquier dieta o plan de ejercicios, o adoptar cualquier terapia por un problema de salud, siempre debe consultar con su médico u otro proveedor de atención médica.

Su médico debe programar citas de seguimiento apropiadas y adaptar su régimen de alimentación, nutrición y/o ejercicio según sea necesario. Comuníquese con su médico de inmediato si experimenta alguna fluctuación irregular de la glucosa en sangre.

El desarrollo de diabetes y trastornos hipertensivos típicamente coexisten. En términos de génesis y procesos de enfermedad, la diabetes mellitus y la hipertensión tienen mucho en común. Se supone que los mecanismos comunes son el aumento del índice de masa corporal, la inflamación, el estrés oxidativo y la resistencia a la insulina. En individuos diabéticos, la hipertensión es dos veces más común que en aquellos que no tienen diabetes mellitus. Además, los pacientes con hipertensión suelen tener resistencia a la insulina y tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 que las personas con presión arterial normal.